Como funciona el sueño de un bebe
16632
post-template-default,single,single-post,postid-16632,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

¿Sabes cómo funciona el sueño de un bebé?

Cuando tenemos un bebé, sobre todo cuando somos padres primerizos, todos nos hemos preguntado en mayor o menor medida cuándo dormirá nuestro hijo toda la noche (o lo que nosotros conocemos como toda la noche). Para conocer la respuesta a esta pregunta, debemos saber primero como funciona el sueño de un bebé.

Es comprensible que el cansancio, el trasiego del día a día y las dificultades de adaptación al nuevo miembro hagan que los despertares nocturnos de los bebés se vean como un problema para sus cuidadores. De hecho, no pocos padres acumulan durante los primeros meses tanto cansancio por los despertares de sus hijos que llegan a desesperarse.

Sin embargo, debemos aclarar en primer lugar que todas las personas, Tanto los niños como los adultos tenemos despertares nocturnos, la diferencia entre los unos y los otros es que el cerebro de los adultos tiene la capacidad de volver a dormirse mientras que el cerebro de los bebés está en constante crecimiento y maduración durante los primeros años y adquiere esa capacidad a partir de los tres años. Si a este hecho le unimos el instinto de supervivencia de los “cachorros” de todos los mamíferos, al despertarse y verse solos, los bebés lloran instintivamente para llamar a sus cuidadores e intentar sobrevivir.

Por eso, para saber cómo funciona el sueño de un bebé tenemos que ser conscientes de que un recién nacido se comporta casi del mismo modo que cuando se encontraba en el útero materno. Para sentirse cómodo, feliz y seguro, un bebé precisa alimentación a demanda, mucho contacto con su madre y también con su padre y, cuando eso no sea posible, al menos oír y sentir sus voces y estar en algún lugar en el que se encuentre protegido y calentito tal y como lo estaba en el interior de su madre. En este caso, la cunita Babynest es la solución perfecta, y si son los brazos y el pecho de su madre, mejor.

Pero… ¿Hay que enseñarle a dormir? La respuesta es no. A un bebé no hay que enseñarle a dormir porque ya dormía en el útero materno y por tanto sabe dormir perfectamente. Dormir es una necesidad vital básica del ser humano y sin la cual no se puede sobrevivir. Por eso la naturaleza se encarga de que poseamos esa facultad innata.

Lo que sí tenemos que tener en cuenta es que nuestra manera de dormir  no siempre es igual, el sueño es evolutivo, y se adapta a las necesidades del ser humano en cada momento.

Tal y como cuenta la psicóloga y experta en sueño infantil Rosa Jovéel sueño de un bebé de pocos meses es:

  • Ultradiano:hasta que no son más mayores no adquieren el ritmo circadiano, que es el encargado de diferenciar el día de la noche, por lo que durante varios meses los horarios de sueño suelen ser irregulares y durante periodos cortos pero el total de horas diarias de sueño oscila entre las 16 y 22.
  • Polisecuencial: es decir, un bebé duerme varias veces durante todo el día a diferencia de los adultos que duermen durante la noche y del tirón.
  • Bifásico:las fases de sueño de los bebés son diferentes a las de los adultos. Mientras que los adultos tienen 5 fases, los recién nacidos tienen sólo 2: la fase REM y la de sueño tranquilo. El resto de las fases, que son todas de sueño profundo, las van adquiriendo con el tiempo.
  • Tienen un 80% de sueño REM: es en esta fase en la que suceden los sueños y es la encargada de recolocar en el cerebro los aprendizajes diarios. Además, durante esta fase el cerebro gestiona las emociones. Los bebés no necesitan fase de sueño profundo porque apenas se cansan físicamente.
  • Los ciclos son más cortos: los de los bebés tienen una duración de 45 minutosfrente a los 90 minutos que puede tener el de los adultos.

 

Ahora que sabemos cómo funciona el sueño del bebé, sabemos que no podemos enseñarle a dormir, ya que por mucho que algunos se empeñen, esto depende de la evolución de su cerebro. Así que, una de las mejores cosas que podemos hacer para que el bebé esté feliz, descansado y sano, es tener paciencia, darle mucho amor y, siempre que necesite a sus padres, acudir y calmarle todas las veces que necesite.

No Comments

Post A Comment